INSTITUTO DE LA LECHE

SADER-Jalisco busca consolidar el espacio este año

Con la puesta en marcha de un establo experimental para el desarrollo de procesos a través de los cuales se pueda optimizar la producción de la leche y mejorar su calidad, se están dando los primeros pasos para la creación del Instituto Nacional de la Lechería Sustentable, un espacio de formación, investigación e innovación impulsado por la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural estatal (SADER-Jalisco). “Históricamente el campo de México, el campo de Jalisco, sirve para desparramar dinero a fondo perdido que no sirve para nada, le llamamos subsidios (Ahora) vamos a meterle más dinero a la investigación, a la genética, la capacitación. Queremos formalizar el Instituto de la Lechería, que sirva justo para hacer investigación, para tener capacitación para los productores, para dar otras herramientas para reducir los costos de producción e incrementar la calidad de la leche”, indicó el titular de la SADER-Jalisco, Alberto Esquer Gutiérrez, durante una visita a este establo experimental situado en Acatic, en la región Altos Sur. Ahí, el doctor José de Jesús Olmos Colmenero, profesor investigador del Centro Universitario de Los Altos, y uno de los artífices de este proyecto, ha puesto en marcha el establo con base en un simple principio: asegurar una adecuada alimentación del ganado para optimizar su producción. Pero para ello, afirmó el especialista, no basta con alimentar a las vacas, sino en seguir un proceso que va desde la selección de las semillas de maíz hasta llegar a las heces de los animales. “Estamos con maíz, básicamente, desarrollando un modelo de trabajo que va desde la selección de la semilla hasta que el maíz que no se digirió sale en las heces de las vacas. Tenemos que entender con la mayor precisión y claridad posible qué semilla comprar, cómo sembrarla, cómo cuidarla, cómo cosechar, el ensilaje, cómo formular en una ración de vacas lecheras de alta producción para que esa vaca pueda transformar ese ensilaje de maíz en su mayoría en leche y desperdicie lo menos posible de los nutrientes y componentes que tiene y los tiren las heces”, explicó. Destacó la importancia de ver esto como un todo, dado que hay técnicos que solo prestan atención a un área, es decir: la agricultura, la cosecha o el manejo en la nutrición: “Nosotros estamos tratando de desarrollar un modelo muy simple, pero desde la selección de la semilla hasta que el establo vende la leche y tira la menor cantidad de nutrientes en las excretas de las vacas”. Con esto, afirmó Olmos Colmenero, hay productores alteños que ya han incrementado su producción de 22 o 24 litros hasta 35 o 36. Ésta es justamente una de las tareas que persigue el Instituto Nacional de la Lechería, mejorar la producción lechera apoyando a los productores, quienes ya tienen años trabajando de cierta manera, pero siempre es posible optimizar su rendimiento con nuevos conocimientos. De ahí que la Escuela de Lecheros, que entró en funciones el año pasado, sea también una parte esencial de este proyecto. Por su parte, Esquer Gutiérrez, dijo que además de las tareas de capacitación y producción, el instituto es fundamental para hacer investigación aplicada en el sector lechero, en las áreas que tienen mayor impacto en la rentabilidad económica: “Alimentación, nutrición, producción de forrajes verdes, ensilaje, uso del agua, aprovechamiento y reciclaje de los nutrientes del estiércol para la producción de forraje también calidad de la leche administración del establo y en términos reales es cómo se calcula el costo de un litro de leche saber dónde puedes corregir el asunto financiero para que sea rentable el establo”. Agregó que este espacio en el que convergen el Gobierno del Estado, los productores, la Universidad de Guadalajara y los empresarios, debe ser un cobijo para quienes integran el sector lechero, un punto donde se encuentre respuesta a todas las dudas o problemas, y al mismo tiempo un garante de que la leche tendrá la mejor calidad. “Para la Secretaría de Agricultura la innovación y la investigación son prioridad, por eso tenemos el Instituto del Higo, el Instituto del Chile y el de la Lechería; creo que está dado el momento para consolidarlo este año. La intención es que los productores expongan aquí cuáles son sus problemas reales, que la Universidad colabore en la creación de propuestas para resolverlos y el Gobierno financie, pero también que sea parte de la capacitación de los productores”, explicó. SABER MÁS Beneficios asociados al proyecto Innovación, investigación y desarrollo que generen capacitación y trasferencia de tecnología en los siguientes ejes de intervención: Producción, cosecha y almacenamiento de forraje; Nutrición/alimentación del ganado; Fertilización de suelos y reciclaje de nutrientes del estiércol; Selección genética y reproducción; Calidad e inocuidad de la leche; Manejo sanitario del ganado; Bienestar animal, y Manejo del agua, entre otros. EL DATO • Jalisco aporta 20.26% de la producción total de leche en el país, con 350 mil vacas. • El 79.8% de la producción lechera del Estado se concentra en tan solo tres regiones, Altos Sur, Altos Norte y Ciénega.